JAKE COYLE

Batallas del FBI con la Casa Blanca, filtraciones reveladoras del gobierno en primera página, soldados atormentados por guerras imposibles de ganar, peleas en las cortes por los derechos civiles.

Toma años hacer una película, pero muchos de los filmes que están por estrenarse parecen programados para la era de Donald Trump. Algunos han estado en desarrollo por más de una década, otros fueron acelerados tras las elecciones. Pero los cinéfilos pronto verán una taquilla repleta de reflexiones oportunas sobre Estados Unidos y las políticas de su mandatario.

La próxima temporada de estrenos tiene mucho más que política. Hay una serie de grandes producciones — “Blade Runner 2049” (6 de octubre), “Thor: Ragnarok” (3 de noviembre), “Justice League” (17 de noviembre), “Star Wars: The Last Jedi” (15 de diciembre) — que muchos esperan que revierta la brutal caída de la taquilla en el verano. Y por supuesto, muchos contendientes al Oscar también están alineados, incluyendo los éxitos de festivales “Call Me By Your Name” (24 de noviembre), “The Florida Project” (5 de octubre) y “Mudbound” (17 de noviembre).

Pero aun las cintas dignas de una nominación al Premio de la Academia pasarían a un segundo plano en el otoño boreal, y no solo porque “Dunkirk”, ”Get Out” y “Wonder Woman” hayan emergido como potenciales candidatos. Uno de los dramas más cautivadores podría ser entre Hollywood y la Casa Blanca.

El guionista y director Peter Landesman (“Concussion”) se encontró a sí mismo haciendo una película sobre la lucha del FBI contra la inferencia de la Casa Blanca mientras se desarrollaba un conflicto curiosamente similar entre Trump, James Comey y el FBI. Su cinta, “Mark Felt: The Man Who Brought Down the White House”, cuenta la historia de Felt (interpretado por Liam Neeson), la legendaria fuente de Watergate conocida como Garganta Profunda, que fue el oficial No. 2 del FBI durante el escándalo. Es un proyecto que comenzó en el 2005.

“Esta película pudo haberse hecho hace cinco o 10 años. El hecho de que está saliendo este año tiene una relevancia supernatural”, dijo Landesman.

El filme, que Sony Pictures Classics estrena el 29 de septiembre, ofrece un primer plano del hombre hasta ahora visto en el cine como la figura oscura en el estacionamiento de “All the President’s Men”. ”Mark Felt sólo quería que lo dejaran hacer tranquilo su trabajo, sin importar el resultado”, dijo Landesman. “Jim Comey quería lo mismo”.

Paralelos similares pueden encontrarse en el muy esperado filme de Steven Spielberg “The Post” (22 de diciembre). Su drama muestra cómo en 1971 el Washington Post publicó documentos clasificados del Pentágono que revelaban muchas de las mentiras del gobierno sobre la Guerra de Vietnam.

La película, protagonizada por Meryl Streep y Tom Hanks, parece una respuesta de Hollywood a Trump. El proyecto se anunció en marzo y se filmó durante el verano. Streep, quien en enero criticó de manera memorable al entonces presidente electo durante los Globos de Oro y luego fue calificada como “sobrevalorada” por Trump, tiene prácticamente segura una nominación al Oscar.

Otros relatos oportunos de heroísmo estadounidense están por llegar a la pantalla. Clint Eastwood, quien ha expresado su apoyo a Trump, prepara “The 15:17 to Paris”, sobre el atentado del tren Thalys de 2015 en Francia, con los héroes de la vida real Anthony Sadler, Alex Skarlatos y Spencer Stone. Aún no está claro si estará a tiempo para el 2017; no se ha anunciado una fecha de estreno pero Eastwood es conocido por trabajar con gran rapidez.

Otros varios filmes exploran la intersección entre patriotismo y política. Mientras Trump ha ordenado más tropas para la guerra en Afganistán, películas como “Last Flag Flying” de Richard Linklater contemplan el costo humano de la batalla. “Last Flag Flying” (3 de noviembre), ligeramente conectada con la cinta de Hal Ashby “The Last Detail” de 1973, cuenta con las actuaciones de Bryan Cranston, Steve Carell y Laurence Fishburne como infantes de marina reunidos para enterrar a un hijo muerto en Irak.

La tierna y cómica odisea no es demasiado política y tampoco es una película de guerra; Linklater no cree que ninguna película de guerra pueda ser anti-guerra. Pero busca entender de manera íntima las repercusiones individuales de los conflictos armados, sin mitificarlos.

“Significa la muerte de civiles. Significa la muerte de estadounidenses. Significa costos exorbitantes. Significa todo eso. Eso es lo que es la guerra”, dijo Linklater. “Eso es lo que a uno le preocupa de Trump. Siempre son los tipos que no pelearon los que quieren demostrar su hombría lanzando algunas bombas y misiles y siendo tipos duros. Tanto republicanos como demócratas son lo mismo. No hemos tenido a ningún soldado siquiera cerca del liderazgo en mucho tiempo”.

“Thank You for Your Service” (27 de octubre), protagonizada por Miles Teller y Haley Bennett, sigue a tres soldados que regresan de Irak y tratan de ajustarse a la vida civil mientras lidian con estrés postraumático.

Otras cintas recordarán a íconos de los derechos civiles. “Marshall” (13 de octubre) presenta a Chadwick Boseman como un joven Thurgood Marshall defendiendo en 1941 a un chofer negro de su adinerado empleador en un juicio de abuso sexual e intento de asesinato. “LBJ” de Rob Reiner (3 de noviembre) es estelarizada por Woody Harrelson como Lyndon B. Johnson, el 36to presidente estadounidense, quien asumió el cargo tras el asesinato de John F. Kennedy y aprobó la Ley de Derechos Civiles.

Si todas estas cintas resuenan de manera diferente en el 2017 aún está por verse. “Suburbicon” de George Clooney (27 de octubre), que el actor dirigió con un guion de Joel y Ethan Coen, es sobre un suburbio bucólico de base violenta y racista en la década de 1950. Clooney, quien recientemente anunció con su esposa Amal una dádiva de un millón de dólares para combatir a grupos de odio tras la manifestación de nazis y supremacistas blancos que se tornó violenta en Charlottesville, Virginia, dice que el filme es sobre la paranoia de hombres blancos fuera de control.

“Trump fue elegido mientras la filmábamos”, dijo Clooney. “Un montón de miembros del equipo de producción se me acercaron a decirme, ‘lástima que no se esté estrenando hoy’. Yo les dije que desafortunadamente estos problemas nunca pasan. Así que sí, es oportuna, pero lamentablemente siempre es oportuna”. (AP)