Imágenes

Segundo avance de “Star Wars: Los últimos jedi” sorprende a seguidores

El segundo tráiler de la película “Star Wars: Los últimos jedi” sorprendió a los fans de la saga al develar escenas de Mark Hamill como “Luke Skywalker” y de Carrie Fisher en su última aparición como la “General Leia Organa”.

“Cuando te encontré, vi un poder puro y salvaje y más allá de eso, vi algo en verdad especial”, se escucha decir de una voz en off, al tiempo que aparece una escena de “Kylo Ren” (Adam Driver) tomando su sable de luz y a continuación una más de “Rey” (Daisy Ridley) entrenando, por lo que deja confuso a quien se dirige realmente.

En dos minutos y medio, este nuevo avance del episodio VIII de la saga deja ver las inseguridades de los personajes, entre ellas de la “Skywalker”, quien confiesa el terror que ahora le causa sentir tanta fuerza en una sola persona.

“Solo una vez en mi vida he sentido esta fuerza bruta pero entonces no me asustó lo suficiente. Ahora sí”, expresa mientras se ven cameos del él entrenando con “Rey” y observa cómo ella logra abrir la tierra y mover piedras.

Previo a que este nuevo avance saliera a la luz a nivel mundial, el director del filme, Ryan Johnson, escribió en su cuenta de Twitter una recomendación para quienes sean verdaderos fans de la saga: Evitar a toda costa ver el adelanto.

“Yo estoy legítimamente desgarrado. Si quieren llegar limpios, de verdad evítenlo. Pero es muy bueno…”, expresó en su red social; sin embargo, eso parece haber sido ignorado, pues hasta el momento el video ya lleva cerca de ocho millones y medio de reproducciones en tan solo unas horas.

El clip deja ver además las últimas escenas de Carrie Fisher, fallecida en diciembre del año pasado, como la “General Leia Organa”, madre de “Kylo Ren”, quien mantiene una disputa interna por alejarse de esos lazos fraternos entre sus padres. En el episodio VII, “Ren” mata a “Han Solo” (Harrison Ford), su padre.

El filme, que se estrenará el próximo 15 de diciembre a nivel mundial traerá de vuelta a personajes como “Chewbacca” a nuevos como un “porg”, y a los aliados “Finn” (John Boyega) y “Poe Dameron” (Oscar Isaac).

Este filme, que también develó un nuevo poster, contará además con las actuaciones de Lupita Nyong’o, Benicio del Toro, Andy Serkis y Domhnall Gleeson, sólo por citar a algunos. (NTX)

“Blade Runner 2049” sorprende, pero con estreno débil

La película “Blade Runner 2049” tenía los actores, las críticas espectaculares y el hecho de ser una muy esperada secuela, todos los elementos para ser un éxito, pero algo falló en atraer la atención de los jóvenes. La cinta tuvo un estreno sorprendentemente débil en la taquilla de Estados Unidos y Canadá, al debutar con una recaudación de unos 31,5 millones de dólares, de acuerdo con cálculos de los estudios.

El estreno fue un golpe duro para la productora Alcon Entertrainment, la cual cubrió la mayor parte del costo junto con Sony Pictures. El estudio Warner Bros., que lanzó la cinta original y mantuvo los derechos para cualquier secuela, distribuyó la cinta en Estados Unidos y Canadá. Sony Pictures lo hizo a nivel internacional.

El problema de “Blade Runner 2049” fue más allá de la cantidad recaudada durante su primer fin de semana. La audiencia fue en su gran mayoría masculina y por encima de los 25 años.

“Blade Runner 2049”, con Ryan Gosling y Harrinson Ford como actores principales, fracasó en atraer al público que vaya más allá de los fanáticos de la película original de 1982.

Por su parte, la cinta romántica y de aventuras protagonizada por Kate Winslet e Idris Elba “The Mountain Between Us” debutó en segundo lugar con 10,1 millones de dólares recaudados. La película del estudio 20th Century Fox, que tuvo un costo de producción de 35 millones de dólares, relata la naciente afección entre dos extraños que viajaban en un avión que se estrelló en las montañas.

Por su parte, la cinta de terror “It” se colocó en tercer lugar con 9,7 millones de dólares en su quinta semana en cartelera. La adaptación de la obra de Stephen King ha recaudado 603,7 millones a nivel internacional.

A continuación, la lista de las 10 películas con más ingresos en las salas de cine de Estados Unidos y Canadá, de viernes a domingo, según cálculos de la firma comScore. (AP)

Las cifras finales se divulgarán el lunes.

1. “Blade Runner 2049”, 31,5 millones de dólares.

2. “The Mountain Between Us”, 10,1 millones.

3. “It”, 9,7 millones

4. “My Little Pony: The Movie”, 8,8 millones

5. “Kingsman: The Golden Circle”, 8,1 millones

6. “American Made”, 8,1 millones

7. “The Lego Ninjago Movie”, 6,8 millones

8. “Victoria & Abdul”, 4,1 millones

9. “Flatliners”, 3,8 millones

10. “Battle of the Sexes”, 2,4 millones

Kill or be killed: despertar con ganas de matar y morir en el género de vigilantes

Por: VÍCTOR DE LUCIO

@elipsigrafo

Ficha.-

Título: Kill or be killed (números 1-10)

Editoria: Image Comics (2016-presente)

Autores: Ed Brubaker (w) Sean Phillips (d)

“El mundo es una mierda y todos lo sabemos, las noticias lo demuestran diariamente, las empresas están en control del gobierno, idiotas se enfrentan a balazos a cada rato, los terroristas atacan plazas públicas, la policía se dedica a matar a jóvenes negros sin recibir castigo, psicópatas se postulan a la presidencia”. Esas son las ideas con las que se presenta Dylan Cross, protagonista y narrador en el cómic Kill or be killed.

Los autores, el escritor Ed Brubaker y el dibujante Sean Phillips han hecho mancuerna anteriormente en títulos como Criminal, The Fade Out y Fatale, todos estos dentro del género noir (de “novela negra”), mezclando historias y personajes que van de detectives, policías, criminales, guionistas perseguidos por el macartismo y seres sobrenaturales de inspiración lovecraftiana, hasta personas tan de la vida común como un perro amarillo.

En Kill or be killed el personaje de Dylan es un joven mediocre; estudiante rezagado y relegado socialmente; consumidor de narcóticos a los que llama medicamentos y a los que se hizo adicto luego de su primer intento de suicidio; su mejor amiga e interés romántico. Kira, se ha hecho novia de su roomate, Mason, y tiene que soportar en silencio su magreo cotidiano dentro del mismo departamento. Pero no se trata de una historia de autodestrucción pesimista, sino que más bien se encuentra dentro del que podría llamarse género de venganza.

En mayor o en menor medida, el género de venganza presenta a un vengador, justiciero o vigilante asesino, una persona que toma la justicia en sus manos sin contar con una credencial de violencia legítima, y lo hace ante la percepción de que las autoridades no realizan una labor adecuada.

De la mano del vengador, este género muestra (subraya) un contexto específico: una ciudad con alta criminalidad, instituciones corruptas, suciedad, miedo generalizado, sobrepoblación (presencia de diversas etnias en conflicto), dominio social de grupos criminales; y al mismo tiempo la ausencia de una reflexión profunda sobre las causas de dicha situación, sustituida por la dignificación a ultranza de los valores sociales comunes y el enaltecimiento del justiciero como defensor de estos, a un nivel de cuasi héroe.

Ejemplos del género abundan, destacando la novela Death Wish (Garfield, 1972) y la película del mismo nombre inspirada en aquella (Winner, 1974), así como en el cómic se tiene a uno de los más grandes representantes de esta índole en The Punisher (Conway y Romita Sr., 1974) que también ha generado unas cuatro adaptaciones a la pantalla grande y chica. El mismo Brubaker ha reconocido a Death Wish como una referencia un tanto obvia para su cómic, al mismo tiempo que ha integrado (como en sus títulos anteriores) una sección para publicar ensayos sobre el género, películas y otras referencias principalmente de la mano de Devin Faraci y Kim Morgan.

Dylan cuenta cómo si vida mediocre continua sin cambios, hasta que el aparente desdén de Kira lo lleva a su segundo intento de suicidio; una vez más sobrevive y apenas se está haciendo a la idea de que puede apreciar su vida, cuando se le aparece un demonio de sombras que le lee la cartilla: nada es gratis, tampoco las segundas oportunidades y su costo será cobrado bajo la moneda de vidas humanas, de criminales específicamente: matar o morir. Dylan debe asesinar criminales o de lo contrario enfermará y morirá.

El demonio de sombras se asemeja un tanto a un Tyler Durden de Fight Club (Palahniuk, 1996), más que a un ente sobrenatural, precisamente para presentar un juego, ante el lector, de ambigüedades que van de la posibilidad de encontrarse en el género fantástico (al estilo ya explorado por Brubaker en Fatale, 2012), a la probabilidad de una psicosis o la combinación de ambas (en lo que va de la historia aún no se ha descartado alguna).

A pesar de lo pintoresco que pudiera parecer en un principio, la presencia del demonio es un tanto desafortunada para el relato pues rompe un elemento no imprescindible pero sí emblemático del género: el libre albedrío del vengador, que se encuentra mezclado con el reclamo clasemediero de “hacer justicia” como respuesta al resentimiento social, como lo expresa Faraci en uno de sus ensayos dentro del cómic.

La coerción del demonio suplanta el libre albedrío de Dylan, la decisión de convertirse en vigilante y, por lo tanto, rompe también con la idea de que el mundo está mal y debe ser reparado mediante acciones; convierte al protagonista en un proveedor de asesinatos, en un zombie.

En este mismo sentido, Dylan no se encuentra en una cruzada personal ni moral, no busca una venganza en específico ni reivindicación social, como Batman que se entrega de por vida a vengar a sus padres o The Punisher a su familia. Dylan se conforma con atacar criminales que se encuentra por accidente o que va googleando en el camino y, poco después de que la duda le genera remordimiento, los medios de comunicación le muestran una vindicación o justificación a sus actos, el destino (otra oposición al libre albedrío) le muestra que ha hecho lo correcto al deshacerse de criminales con una maldad mayor a la aparente; incluso Brubaker muestra las costuras de su personaje cuando busca respaldar a su personaje con un monólogo sobre el Synchronizität de Carl Jung: todo sucede por algo.

Kill or be killed aun no termina (apenas lleva su primera docena de capítulos), pero ya se asoma una discusión sobre el género y su trama misma: ¿cómo distinguir quién es el malo de la historia, el criminal o el justiciero? Faraci comienza a plantearlo de una manera sencilla y contundente: los criminales no se ven a sí mismos como criminales, tienen otra visión del mundo y de cómo justificar sus acciones y, en ese sentido, todos podemos ser los villanos en la vida de alguien más sin siquiera estar enterados.

Fuera del ámbito legal y del maniqueísmo tradicional (del axioma el bien contra el mal), en Kill or be killed o no existen los malvados o bien el vengador se convierte en otro criminal que debe ser castigado; un tanto el dilema ya presentado en otras historias, como la película Wanted (Bekmambetov, 2008).

Kill or be killed es un tanto engañoso, su lectura como cómic mensual es sencilla, pero encierra más elementos de los que una sola pasada podría arrojar; parte de ello es la compañía de los textos estilo ensayo-epilogal de cada capítulo que proveen Faraci y Morgan (mucho mejores los de Faraci). El estilo de Sean Phillips nuevamente encaja a la perfección con la trama ideada por Brubaker: privilegia las sombras y el uso de líneas gruesas negras (espacio negativo) acentuando las expresiones de los personajes y de los escenarios urbanos. Falta ver cómo evoluciona la historia en adelante.

Morelia vive sus XV años con Disney y Guillermo del Toro

Por BERENICE BAUTISTA

Cual quinceañera que no deja de ser niña pero empieza a ser mujer, el Festival Internacional de Cine de Morelia se prepara para celebrar su XV aniversario entre personajes de Disney y un monstruo acuático creado por Guillermo del Toro.

La cinta animada de Pixar “Coco”, con temática del Día de Muertos, tendrá su estreno mundial en la inauguración del festival el 20 de octubre con la presencia de los directores Lee Unkrich y Adrian Molina, el actor Gael García Bernal y los productores Darla Anderson y John Lasseter. Del Toro, en tanto, será el invitado de honor del festival y viajará a la capital michoacana para presentar “La forma del agua”, la cinta con la que conquistó el León de Oro en la más reciente edición del Festival de Cine de Venecia.

El dinero recaudado en la función de gala de su filme será donado para los damnificados por los recientes sismos en México.

“Quiero compartirles que en estas dos semanas recibí cerca de 200 correos de amigos del festival que han venido de regiones tan remotas como Hungría, Rumania, China, muchísimos amigos internacionales que estaban preocupados y queriendo muchísimo a México. Eso es muy bonito de compartir. Todos los invitados se sienten hermanados, se sienten que pertenecen a una gran familia”, dijo el miércoles la directora general del festival, Daniela Michel, en una conferencia de prensa.

Este año participarán en el festival 56 cortometrajes, 15 documentales, 15 obras michoacanas y siete largometrajes de cineastas de distintos estados de la República Mexicana. En total habrá más de 100 realizadores mexicanos presentando su trabajo. El festival se clausurará el 29 de octubre.

La Sección de Largometraje Mexicano está conformada por “Los adioses” de Natalia Beristáin, “Ayer maravilla fui” de Gabriel Mariño, “Casa Caracol” de Jean-Marc Rousseau Ruiz, “Cuadros en la oscuridad” de Paula Markovitch, “The Drawer Boy” de Arturo Pérez Torres, “Oso polar” de Marcelo Tobar, y “Sinvivir” de Anaïs Pareto Onghena.

“El principal logro es llegar a los 15 años”, dijo el vicepresidente del festival, Cuauhtémoc Cárdenas Batel. “Sin duda para nosotros el mayor logro es seguir siendo esta ventana que somos para el cine mexicano, para poderlo poner además a disposición del que viene de fuera para verlo, para conocer lo que se hace aquí y hacia el futuro es seguir manteniendo un rigor, seguir manteniendo una apertura a las muchas y muy diversas realidades que tiene México y que desde fuera de México se nos acercan también”.

“Uno de los logros importantes del festival ha sido encontrarle un espacio al Festival de Cine de Morelia en un mundo en el que hay más de 4.000 festivales de cine”, agregó el presidente del evento, Alejandro Ramírez Magaña. “El Festival de Cine de Morelia ha crecido de la mano con el crecimiento del cine mexicano. Hace 15 años no teníamos sección de largometraje mexicano en competencia porque no había suficientes títulos para armar una sección; ese año creo que fue de los más bajos en la producción nacional y es una maravilla haber podido acompañar al cine mexicano en ese despegue”.

Por su parte, el cineasta francés Michel Hazanavicius presentará el estreno en México de “Le Redoutable”, así como una función especial de “El artista” (2011), su película ganadora de cinco premios Oscar. “120 Beats per Minute”, galardonada con el Gran Premio del Jurado en el pasado Festival de Cannes, será presentada por el actor Nahuel Pérez Biscayart. El actor Barbet Schroeder regresará a para el estreno mexicano de su documental “The Venerable W” y Laurent Cantet presentará su nueva película, “L’atelier”.

Por cuarto año consecutivo, el festival presentará la Selección de Cortometraje Mexicano en Línea, la cual está compuesta por 29 cortometrajes de la Selección Oficial del 15º FICM. Estos títulos estarán disponibles en línea de manera gratuita a partir del 20 de octubre. El cortometraje que reciba más votos del público se llevará el Premio de la Selección de Cortometraje Mexicano en Línea. En el caso de los cortometrajes de ficción, documental y animación, el ganador será considerado como elegible para la nominación al Oscar.

El jurado será presidido por el realizador húngaro Béla Tarr y estará conformado por los cineastas, académicos y programadores Cristian Mungiu, Charles Tesson, Karel Och, Christoph Terhechte, Andrea Guzmán, Bruni Burres, Heather Haynes, Thomas Fouet, Meredith Brody, Jean-Pierre Garcia, Marco Julio Linares, Paulina Suárez y Clémentine Mourão-Ferreira. (AP)

Cinépolis proyecta lo mejor de Hayao Miyazaki

La cadena Cinepolis proyectará los mejores filmes del maestro de la animación, el japonés Hayao Miyazaki, tales como “El viaje de Chihiro”, “Mi vecino Totoro” y “El increíble castillo vagabundo”, entre otros.

Estas películas forman parte del Contenido Alternativo Cinépolis que se exhibirá en casi 100 salas de la cadena del 6 al 26 de noviembre.

En este ciclo, el complejo realiza un homenaje al Estudio Ghilbi, uno de los estudios japoneses más longevos de la animación, exhibiendo seis de los filmes más conocidos en su historia.

Los seis títulos, que se estarán proyectando en diversas sedes en toda la República Mexicana, son “Mi vecino Totoro” (6 al 8 de octubre), “Kiki entregas a domicilio” (12 al 15 de octubre), “El castillo en el cielo” (20 al 22 de octubre), “Nausicaa, guerreros del viento” (27 al 29 de octubre), “El viaje de Chihiro” (17 al 19 de noviembre) y “El increíble castillo vagabundo” (24 al 26 de noviembre).

Estas películas se proyectarán en 99 complejos de 54 ciudades del país. Contenido Alternativo de Cinépolis, es un espacio dedicado especialmente a películas emblemáticas, documentales, eventos deportivos, culturales y musicales que tienen que ser vistos en la pantalla grande.

Con más de 30 años, el trabajo del Estudio Ghilbi marcó un antes y un después en el cine de animación japonés, el cual, logró establecer desde sus inicios un equilibrio entre el cine comercial y el cine de autor, algo que era nuevo en la industria de animación japonesa.

Los fundadores de esta productora, Hayao Miyazaki e Isao Takahata, buscaron siempre llevar a las personas películas que fueran visualmente espectaculares, pero también con contenidos para todas las edades.

España entrega a México casa del cineasta Luis Buñuel

La casa que el cineasta de origen español pero naturalizado mexicano Luis Buñuel (1900-1983) fue entregada formalmente a México en comodato por el gobierno de España para ser sede de la Federación Iberoamericana de Academias de Cine (FIACINE) y de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC).

El inmueble ubicado en la colonia Del Valle fue habitado a partir de 1952 por el cineasta, después de naturalizarse mexicano en 1949 y fue en este lugar donde concibió filmes como El ángel exterminador y solía recibir a personalidades de la época como las actrices Silvia Pinal o María Félix.

Ahora, será un espacio de difusión, fomento y enseñanza de las artes y ciencias cinematográficas, informó el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) en un comunicado.

Luis Fernández-Cid de las Alas Pumariño, embajador de España en México, entregó el documento de comodato a Saúl Juárez Vega, subsecretario de Desarrollo Cultural, en representación de la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, quien a su vez lo dio a Dolores Heredia, presidenta de la AMACC.

Saúl Juárez señaló que esta casa volverá a cobrar vida a través de talleres, seminarios, proyecciones y actividades que beneficiarán tanto a cineastas como a personas interesadas en el séptimo arte, todo ello enmarcado por el espíritu y nombre de Luis Buñuel, cuyo legado es un referente de la cinematografía del siglo XX.

Fernández-Cid de las Alas Pumariño aseguró que Luis Buñuel era un español mexicano y un mexicano español que tocó la universalidad, a través de su obra y dio dimensión a sus ideas y creatividad en esta casa, misma que será un refugio para los cineastas que aquí se reúnan para seguir fortaleciendo la gran tradición cinematográfica de Iberoamérica.

“Precisamente ese impulso que hacemos juntos desde la dimensión iberoamericana a la cinematografía es invertir culturalmente en la creación de emociones, a través de un arte fundamental para nuestras vidas. El cine nos da una nueva forma de pensar, aleja la tristeza y nos une como sociedad”, expresó el diplomático.

En su oportunidad, Dolores Heredia, presidenta de la AMACC afirmó que para la institución que representa es un orgullo ocupar esta sede cuya entrega hoy se concreta después de un proceso de dos años en el que la representación del gobierno de España trabajó de la mano con la Secretaría de Cultura y el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine).

Finalmente, Jorge Sánchez, director del Imcine dijo que México cuente con este nuevo espacio, una casa magnífica que, en memoria de Luis Buñuel, también conocido por los cineastas del mundo como “San Luis”, por la universalidad de su trabajo, se convertirá en un recinto para seguir fortaleciendo al cine.

Reseña: Hermosa “2049” rompe el encanto de “Blade Runner” 

Por JAKE COYLE

“Todos buscamos algo real”, dice la capitana de policía interpretada por Robin Wright en “Blade Runner 2049”.

Wright, una actriz dura y fría como el acero que parece haber surgido del mundo de “Blade Runner”, le está hablando a su detective replicante KDC-3-7, o “K” (Ryan Gosling). Pero el diálogo resuena más allá de la realidad robótica de “Blade Runner”. ¿Qué cinéfilo contemporáneo no estaría de acuerdo?

La cinta original de 1982 dirigida por Ridley Scott es una historia de ciencia ficción y suspenso surgida de la aterradora premisa de la novela de Philip K. Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, sobre el horror de no saber si eres o no real. Sus superficies engominadas y el sintetizador de la música de Vangelis, sin mencionar el cabello de Daryl Hannah y algunas hombreras enormes, hicieron de “Blade Runner” un retrato eléctrico de la falta de alma de los 80. Su grandeza futurista venía con un gesto de desdén cínico.

Denis Villeneuve desarrolló una secuela profundamente respetuosa, que sucede 30 años después y que preserva gran parte de su ADN original. La fotografía de Roger Deakins es definitivamente hermosa, llena de líneas perpendiculares, destellos naranja y manchas de luz amarilla. Gosling es un merecedor heredero de Harrison Ford y comparte la inclinación de su predecesor por el control y la superficialidad.

Pero a pesar de que “Blade Runner 2049″ es algo que vale la pena ver, un guion demasiado elaborado y otros pocos malos hábitos comunes en las secuelas de hoy, como la promoción productos y marcas, rompen el encanto de “Blade Runner”.

Sería demasiado duro calificar a “2049” contra la original, en especial cuando hay tantos imitadores que han diluido su atractivo distópico. Pero a pesar de que “2049” todavía se destaca del montón, carece del misterio de la primera (o por lo menos de la edición del director). Este modelo actualizado, con una actitud menos punk, pretende atar cabos e iluminar fondos que quedaron a oscuras en la original.

Hay indicios, uno teme al ver “2049”, de que se está construyendo un “universo cinematográfico” con esta historia. Scott es productor en esta ocasión y también metió la cuchara en el desarrollo de la cinta junto con Hampton Fancher (quien escribió la película con Michael Green). Scott en vez se fue a dirigir “Alien: Covenant” pero parece haber cierto tejido conectivo entre ambas franquicias. Ciertamente comparten referencias a la mitología de la creación e imágenes cristianas, junto con monólogos sobre ángeles y demonios (en el caso de “2049” presentados por Jared Leto en el papel del visionario de ojos locos Al).

En general la nueva entrega se aleja de lo que es, en esencia, una buena historia de detectives. Al igual que el Rick Deckard de Ford, K es un Blade Runner en busca de replicantes obsoletos para “retirarlos”. Pero mientras la identidad de Deckard estaba disponible, según a quién se le preguntara, K es definitivamente un replicante. Es sometido a interrogatorio después de cada misión para establecer que no ha comenzado a desarrollar sentimientos. Por ejemplo, le preguntan cómo se siente cuando abraza a un bebé. La respuesta correcta: “interconectado”.

Poco de Gosling sugiere que sea un androide. En lo personal prefiero a su detective vivo y suelto de “The Nice Guys” (“Dos tipos peligrosos”), pero su naturaleza entra en juego en la película. Estamos convencidos de que K es algo más, especialmente cuando, durante una misión, se tropieza con los restos de una mujer replicante que al parecer murió al dar a luz.

De acuerdo con el personaje de Wright, la reproducción de los replicantes “acabará con el mundo”. Los humanos ya no tendrán el control sobre la fuerza laboral barata y desechable, por lo que surgiría una rebelión. Si “Blade Runner” era la pesadilla de no tener alma, “2049” es el sueño de ser real, con un Pinocho vestido de cuero en un auto volador. La búsqueda del niño de hace 20 años lleva a K a lugares extraños.

Las dudas sobre la autenticidad aparecen en otros lados también. La única compañera de K es una mujer digital llamada Joi (Ana de Armas), un holograma anunciado como “lo que sea tu fantasía”. Él empieza a creer en su relación, solo para desilusionarse ante un anuncio publicitario de Joi. A K le recuerdan una y otra vez que cualquier sentimiento de peculiaridad es imaginario o un ardid de mercadotecnia.

Esa es una pregunta que se hace la película de Villeneuve cuando un holograma de Elvis canta mientras hay una pelea en un salón en Las Vegas. El mismo Harrison Ford está ahí físicamente, pero viene de una franquicia de “Star Wars” que ha revivido a actores, incluso a actores muertos, en versiones digitales más jóvenes.

“Blade Runner 2049″ reflexiona discretamente sobre su propia existencia entre las cintas taquilleras de la actualidad: ¿puede una película de replicantes ser real?

Hay muchas cosas agradables en “2049”, pero al igual que “Alien: Covenant” se siente demasiado cautivada por su perfume embriagador. Hasta el “Pálido fuego” de Nabokov tiene un cameo. Quizá “Blade Runner” tenía complejidades a flor de piel, pero es difícil estar en desacuerdo con el personaje de Ford cuando le dice a K: “Alguna vez hice tu trabajo y entonces era más simple”.

“Blade Runner 2049” de Warner Bros. tiene una calificación R, que requiere que los menores de 17 años vayan acompañados de un adulto, por algunas escenas de violencia, sexo, desnudos y lenguaje soez. La AP le da dos estrellas y media de cuatro.  (AP)