Segunda Feria de Novela Negra y Policiaca en el Centro Cultural Bella Época

‘Blade Runner 2049’ estrena tráiler

En auge, industria del cine en México

Primer fotograma del film más reciente de Polanski

Guionistas y productores de EEUU alcanzan acuerdo tentativo

+

Un mundo sin salas de cine: ¿Adiós, señor cácaro; bienvenido, señor streaming?

Las salas de cines, tal y como nacieron junto con el invento del cinematógrafo de los hermanos Lumière, han desaparecido. Sin alfombra roja ni el glamour de los actores, los estrenos mundiales ahora se realizan, mediante una caja altamente segura, en los hogares de los espectadores cautivos que paguen por ello.

 

Por Eduardo Ortega

Este escenario, casi distópico, es el nuevo modelo de negocio que, con el nombre de The Screening Room, ha planteado Sean Parker, cofundador de Napster y Facebook, lo cual ha puesto de punta los nervios de la industria, porque la propuesta, en esencia, supone su transformación (por decir lo menos), ya que reduciría a cero el lapso entre la exhibición y el lanzamiento del DVD.

Junto con HBO y Amazon, Netflix, sin ir más lejos, representan ya una amenaza. Hace unos días, la Federación Nacional de los Cines Franceses criticó que el Festival de Cannes haya seleccionado dos películas producidas por esa plataforma para competir por la Palma de Oro: ‘Okja‘, de Bon Joon Ho, y ‘The Meyerowitz Stories‘, de Noah Baumbach, las cuales se estrenarán, este mismo año, en el ámbito global a través de Internet.

Esta crítica no es a la libertad de programación que tiene Cannes, ni tampoco a que diferentes actores financien nuevas obras cinematográficas, sino a que estas películas no serán estrenadas en las salas de cine, lo cual, incluso, podría, en este caso, ir en contra de las leyes francesas.

A ello se suma que mientras la industria y sus salas de cine buscan competir con la repetición al infinito de sus blockbuster, en sus sistemas 3D y 4D, en Netflix, sabedores de que el futuro está en los contenidos, se busca atraer clientes con contenidos originales de películas y series, estrategia que financia con deuda.

De la misma manera, el año pasado, Amazon estrenó en Cannes cinco películas: ‘Café Society‘, de Woody Allen; ‘The Neon Demon‘ de Nicolas Winding Refn; ‘The Handmaiden‘ de Park Chan-wook; así como ‘Paterson‘ y el documental ‘Gimme Danger‘, ambas de Jim Jarmusch. Quizá entonces no hubo tanta controversia porque, a diferencia de Netflix, Amazon ha optado por estrenar primero los filmes en las salas de cine, antes que en su plataforma online.

“Siempre quieres que tu película se vea en una gran pantalla, con sonido perfecto y la mejor proyección. Pero esa no es la realidad ya. La forma en que la gente consume los medios está cambiando”, declaró Sian Heder, directora de la película ‘Tallullah’ el año pasado a The New York Times, luego de que su película fue comprada por Netflix en el Festival de Sundance por cinco millones de dólares.

A contrapelo, el director y productor Steven Spielberg recientemente defendió la experiencia de ver las películas en las salas de cine, luego de que hace un año apoyó el proyecto The Screening Room:

“Como cineastas, creamos películas que invitan a los espectadores a adentrarse en otros mundos, aunque sea por un par de horas. En el mejor de los casos, la experiencia de acudir al cine y la calidad están al mismo nivel que la película que han ido a ver.”
Después de intensas negociaciones con los directivos de Netflix, los organizadores del Festival de Cannes decidieron que “la ausencia de estreno en salas en Francia” de ‘Okja’ y de ‘The Meyerowitz Stories’, de Noah Baumbach, a partir del 2018 todo filme que desee entrar en la competición tendrá que tener comprometida su distribución en salas francesas.
En esa misma sintonía, si las salas de cine, tal y como nacieron junto con el invento del cinematógrafo de los hermanos Lumière, desaparecen, con ellas se extinguirá la singular experiencia, como hasta hoy la conocemos, de vivir el cine en un teatro, pero, para quienes aman la diversidad de historias, muchas de ellas que no llegan a las pantallas grandes porque no son blockbuster y, sobre todo, la disponibilidad de gozar el séptimo arte a toda hora del día, podemos decir: “Adiós, señor cácaro. Bienvenido, señor streaming”.

Regresa Michel Franco a Cannes con ‘Las hijas de Abril’ 

CANNES 2017: Lista de películas Selección Oficial

+

‘The Mist’, historia de Stephen King, se estrena el 22 de junio

Cuando los residentes de Bridgeville, Maine se encuentran envueltos por una niebla de presentimiento que contiene una miríada de amenazas inexplicables y extrañas, su humanidad se pone a prueba en ‘The Mist’, basada en una historia de Stephen King.

Éste es un nueva serie de 10 episodios que se estrenará el jueves 22 de junio a las 10 PM, ET / PT en Spike.

‘The Mist’ ha sido reimaginado para televisión por el productor ejecutivo y escritor Christian Torpe y producido para Spike por TWC-Dimension Television.

‘The Mist’ se centra alrededor de una familia pequeña ciudad que se desgarra por un crimen brutal.

A medida que se enfrentan a la lluvia, una espeluznante niebla entra en acción, cortándolos repentinamente del resto del mundo, y en algunos casos, el uno al otro.

La familia, los amigos y los adversarios se convierten en extraños compañeros de cama, luchando contra la misteriosa niebla y sus amenazas, luchando por mantener la moralidad y la cordura a medida que las reglas de la sociedad se rompen.

‘The Mist’ es protagonizada por Morgan Spector, Alyssa Sutherland, Gus Birney, Danica Curcic, Okezie Morro, Luke Cosgrove, Darren Pettie, Russell Posner, Dan Butler, Isiah Washington, Jr. y Frances Conroy.

+

Arrival o el uso del “flash future”

En ‘Arrival’, del canadiense Denis Villeneuve (Quebec, 1967), la lingüista Louise Banks (Amy Adams) es reclutada, ante la llegada de 12 naves espaciales extraterrestres a nuestro planeta, junto con el físico Ian Donnelly (Jeremy Renner), por el coronel Weber (Forest Steven Whitaker) para establecer comunicación con los alienígenas, ella a través del lenguaje, él a través de la ciencia.

Basada en la novela “Story of Your Life” del escritor estadounidense Ted Chiang, el film de Villeneuve (Prisoners de 2013; Sicario de 2015) plantea cómo la lingüista Banks, en un campamento militar estadounidense en Montana cerca de una de las naves espaciales, logra comunicarse con los alienígenas Abbott y Costello, bautizados así por el físico Donnelly.

Film de ciencia ficción, ‘Arrival’, nominada al Oscar como mejor película, utiliza una narrativa que, en apariencia, echa mano del recurso del ‘flash back’: Louise con su hija recién nacida, Louise con su hija niña y Louise con su hija adolescente que muere de una enfermedad terminal. Sin embargo, no son ‘flash backs’, sino -así he bautizado este recurso- ‘flash future’, es decir, no son recuerdos sino momentos del futuro. Conforme la trama de la película avanza, Louise va comprendiendo, junto con el espectador, a través de está forma narrativa los temas principales de la película: el lenguaje y el tiempo.

Tras filmar ‘Arrival’, Villeneuve, nominado como mejor director por la academia de Hollywood, ha sido reconocido para filmar la secuela del clásico de ciencia ficción, filmada en 1982 por el mítico Ridley Scott: ‘Blade Runner 2049’; y, asimismo, realizará una nueva versión del clásico de Frank Herbert que también rodó David Lynch en 1984: ‘Duna’.

“Si te sumerges en un idioma extranjero realmente puedes volver a conectar tu cerebro”, dice Ian Donnelly a Louise, quien le replica: “es una hipótesis, es una teoría que el idioma determina cómo piensas”. El film, con un juego narrativo interesante, semejante al de ‘Memento’ (Christopher Nolan, 2000), pero ejecutado de manera sutil, destaca la importancia del lenguaje escrito, no sólo para comunicarse, sino, sobre todo, para entender a los otros, a los diferentes, a los que son vistos no sólo como forasteros, sino incluso como forajidos.

+

“La la land”, idealismo en épocas de cinismo

En <<La la land>> (Estados Unidos, 2016), de Damien Chazelle (Guy and Madeline on a Park Bench, 2009; Whiplash, 2014), Mia (Emma Stone), una barista que trabaja en una cafetería dentro de unos estudios de cine, con el sueño de convertirse en actriz y dramaturga, conoce a Sebastian (Ryan Gosling), un pianista apasionado del jazz “puro”, que sueña en abrir su propio bar para preservar su género musical preferido, en una ciudad de Los Ángeles fotografiada, casi todo el film, en un largo atardecer en azules intensos. Aunque enamorados, ella tiene que enfrentar la frustración de ser rechazada, desde hace seis años, en las audiciones en las que participa y él, de la misma manera, tiene que elegir entre tocar en una banda popular de jazz o buscar su sueño.

Como en los filmes de la época de oro de los musicales de Hollywood de los años 30´s, en plena Gran Depresión cuando se popularizó el musical como género alejado del drama, la película de Chazelle, nominada a 14 Premios Oscar de la Academia, es una comedia romántica de acciones que evolucionan por medio de canciones y danzas, que comentan emociones y situaciones, o, incluso, solucionan problemas; como en <>, filmada en 1935 por Mark Sandrich y protagonizada por Fred Astaire y Ginger Rogers, en la cual están presentes el romanticismo trivial, ambiente chic y mundano, al margen de conflictos sociales.

En la época actual, dominada por la incertidumbre planteada por el odio y el cinismo en el que todo puede negociarse y todo tiene un precio, <> es una historia sobre el idealismo de querer buscar hacer realidad los sueños, enmarcada por una música y unos diálogos entrañables. And here´s to the fools who dreams / Crazy, as they may seem… (Eduardo Ortega)