Archivo de la categoría: Disruption

#Annecy2017: Estas son las películas en competición a mejor largometraje de animación en @annecyfestival


Estas son las películas en competición a mejor largometraje de animación en ANNECY 2017.  
***

 

 

 

‘Zombillénium’ (2017) de Arthur DE PINS y Alexis DUCORD.

 

En el parque de diversiones Zombillenium, los monstruos tienen melancolía. Los zombis, los vampiros y los hombres lobo son verdaderos monstruos cuyas almas pertenecen al Diablo, sin embargo, están cansados ​​de tener que entretener a seres humanos consumistas… Hasta la llegada de Héctor, un oficial de reglamentos de seguridad, que decidió cerrar el parque. El vampiro, director del parque, debe, por lo tanto, morderlo…

***

 

 

‘Tehran Taboo’ (2017), de Ali SOOZANDEH.

 

La vida de tres mujeres con fuerza de voluntad y un joven músico se cruzan en la sociedad esquizofrénica de Teherán, donde el sexo, el adulterio, la corrupción, la prostitución y las drogas coexisten con estrictas leyes religiosas. En esta bulliciosa metrópolis moderna, evitar la prohibición se ha convertido en un deporte cotidiano y romper tabúes puede ser un medio de emancipación personal.

***

 

 

‘Lu Over the Wall’ (2017), de Masaaki YUASA.

 

Kai es un niño que vive en un pueblo de pescadores solitario. Un día, conoce y se hace amigo de Lu, una sirena que le gusta cantar y bailar. Pero la gente del pueblo siempre ha pensado que las sirenas traen desastre. Algo pasa que pone una grieta enorme entre Lu y los aldeanos, poniendo en peligro la ciudad.

***

 

 

‘Loving Vincent’ (2017), de Dorota KOBIELA y Hugh WELCHMAN.

 

Este es el primer largometraje en el mundo que ha sido pintado completamente, con el objetivo de contar la vida de Vincent Van Gogh. Cada uno de los 65 mil cuadros de la película fue pintado a mano por 115 pintores profesionales que viajaron de toda Europa a los estudios de ‘Loving Vincent’ para formar parte en esta producción única.

***

 

 

‘Ethel and Ernest’ (2016), Roger MAINWOOD.

 

La verdadera historia de los padres de Raymond Briggs, Ethel y Ernest. Son dos londinenses comunes que se enamoran en medio de un inmenso cambio social a mediados del siglo XX, experimentando la depresión, la Segunda Guerra Mundial, la austeridad de posguerra y la agitación cultural. Cuarenta años de cambio, un amor perdurable.

***

 

 

‘In This Corner of the World’ (2016), de Sunao KATABUCHI.

 

La joven Suzu deja Hiroshima en 1944 para casarse y vivir con la familia de su marido en Kure, una ciudad portuaria militar. La guerra hace que sus condiciones de vida sean cada vez más difíciles, pero a pesar de esto, la joven cultiva alegría y entusiasmo por la vida. Pero en 1945, los bombardeos pusieron su coraje a prueba.

***

 

 

‘Big Fish & Begonia’ (2016), de Xuan (Tidus) LIANG y Chun (Breath) ZHANG.


Chun es un ser celestial a cargo de las begonias. Cuando cumple 16 años, es enviada al mundo humano disfrazado de delfín como parte de un ritual de la mayoría de edad. Kun, un ser humano, salva su vida, pero pierde la suya en el proceso. Con la ayuda de su amiga Qiu, trata de revivir el espíritu de Kun para agradecerle por salvarla.

***

 

 

‘Animal Crackers’ (2017), de Tony BANCROFT, Scott Christian SAVA y Jaime MAESTRO.

 

Owen Huntington es un hombre de familia cuya vida se pone al revés cuando hereda un circo descuidado y una misteriosa caja de galletas de animales. ¡La magia de las galletas llevará a su familia a vivir las aventuras más fantásticas que jamás hubieran imaginado!

***

 

 

‘A SILENT VOICE’ (2016), de Naoko YAMADA.

 

Una colegiala sorda llamada Shoko conoce a un chico llamado Shoya en su nueva clase cuando transfiere las escuelas primarias. Shoya, que no es sordo, lidera a la clase para intimidar a Shoko sobre su discapacidad. Años más tarde, Shoya, atormentado por su pasado, decide ir a ver a Shoko para tratar de reparar lo que hizo en la escuela convirtiéndose en su amiga.

***

 

 

‘HAVE A NICE DAY’ (2017), de Jian LIU.

 

Recientemente presentado en la competición internacional de la Berlinale, ‘Have a Nice Day’ es un trabajo de gran alcance, un poderoso e inquietante trabajo de un brillante cineasta Jian Liu, quien ya estuvo en competición en Annecy 2010 con Piercing 1.

***

Un mundo sin salas de cine: ¿Adiós, señor cácaro; bienvenido, señor streaming?

Las salas de cines, tal y como nacieron junto con el invento del cinematógrafo de los hermanos Lumière, han desaparecido. Sin alfombra roja ni el glamour de los actores, los estrenos mundiales ahora se realizan, mediante una caja altamente segura, en los hogares de los espectadores cautivos que paguen por ello.

 

Por Eduardo Ortega

Este escenario, casi distópico, es el nuevo modelo de negocio que, con el nombre de The Screening Room, ha planteado Sean Parker, cofundador de Napster y Facebook, lo cual ha puesto de punta los nervios de la industria, porque la propuesta, en esencia, supone su transformación (por decir lo menos), ya que reduciría a cero el lapso entre la exhibición y el lanzamiento del DVD.

Junto con HBO y Amazon, Netflix, sin ir más lejos, representan ya una amenaza. Hace unos días, la Federación Nacional de los Cines Franceses criticó que el Festival de Cannes haya seleccionado dos películas producidas por esa plataforma para competir por la Palma de Oro: ‘Okja‘, de Bon Joon Ho, y ‘The Meyerowitz Stories‘, de Noah Baumbach, las cuales se estrenarán, este mismo año, en el ámbito global a través de Internet.

Esta crítica no es a la libertad de programación que tiene Cannes, ni tampoco a que diferentes actores financien nuevas obras cinematográficas, sino a que estas películas no serán estrenadas en las salas de cine, lo cual, incluso, podría, en este caso, ir en contra de las leyes francesas.

A ello se suma que mientras la industria y sus salas de cine buscan competir con la repetición al infinito de sus blockbuster, en sus sistemas 3D y 4D, en Netflix, sabedores de que el futuro está en los contenidos, se busca atraer clientes con contenidos originales de películas y series, estrategia que financia con deuda.

De la misma manera, el año pasado, Amazon estrenó en Cannes cinco películas: ‘Café Society‘, de Woody Allen; ‘The Neon Demon‘ de Nicolas Winding Refn; ‘The Handmaiden‘ de Park Chan-wook; así como ‘Paterson‘ y el documental ‘Gimme Danger‘, ambas de Jim Jarmusch. Quizá entonces no hubo tanta controversia porque, a diferencia de Netflix, Amazon ha optado por estrenar primero los filmes en las salas de cine, antes que en su plataforma online.

“Siempre quieres que tu película se vea en una gran pantalla, con sonido perfecto y la mejor proyección. Pero esa no es la realidad ya. La forma en que la gente consume los medios está cambiando”, declaró Sian Heder, directora de la película ‘Tallullah’ el año pasado a The New York Times, luego de que su película fue comprada por Netflix en el Festival de Sundance por cinco millones de dólares.

A contrapelo, el director y productor Steven Spielberg recientemente defendió la experiencia de ver las películas en las salas de cine, luego de que hace un año apoyó el proyecto The Screening Room:

“Como cineastas, creamos películas que invitan a los espectadores a adentrarse en otros mundos, aunque sea por un par de horas. En el mejor de los casos, la experiencia de acudir al cine y la calidad están al mismo nivel que la película que han ido a ver.”
Después de intensas negociaciones con los directivos de Netflix, los organizadores del Festival de Cannes decidieron que “la ausencia de estreno en salas en Francia” de ‘Okja’ y de ‘The Meyerowitz Stories’, de Noah Baumbach, a partir del 2018 todo filme que desee entrar en la competición tendrá que tener comprometida su distribución en salas francesas.
En esa misma sintonía, si las salas de cine, tal y como nacieron junto con el invento del cinematógrafo de los hermanos Lumière, desaparecen, con ellas se extinguirá la singular experiencia, como hasta hoy la conocemos, de vivir el cine en un teatro, pero, para quienes aman la diversidad de historias, muchas de ellas que no llegan a las pantallas grandes porque no son blockbuster y, sobre todo, la disponibilidad de gozar el séptimo arte a toda hora del día, podemos decir: “Adiós, señor cácaro. Bienvenido, señor streaming”.