Ismael Rodríguez, bajo la mirada de Rafael Aviña

*El libro Un cineasta llamado Ismael Rodríguez relata sucesos personales y profesionales relevantes de la vida de uno de los realizadores más reconocidos de la Época de Oro del cine mexicano.

El crítico de cine, narrador e investigador Rafael Aviña presentó su libro Un cineasta llamado Ismael Rodríguez que, de acuerdo con el autor, es un texto sólido y ameno sobre el realizador más popular de la llamada Época de Oro del cine mexicano. 
     

“Ismael (1917-2004) es uno de los grandes directores del cine mexicano, pero también uno de los menos apreciados; muy conocido por su cine popular, pero menos conocido a un nivel cultural. Emilio ‘El Indio’ Fernández, Luis Buñuel, Roberto Gavaldón, son los nombres de los grandes nombres, pero Ismael, a pesar de ser uno grande, ha sido olvidado”, expuso. 
     

Precisó que el objetivo del libro es recuperar la figura de un realizador a quien los mexicanos “le debemos mucho”, por lo que en su texto se destaca la carrera cinematográfica, pero también del entorno que le tocó vivir, de la cultura mexicana y del contexto social y político. 
     

“Todas sus películas tienen su razón de ser. Por ejemplo, A toda máquina o La maldita ciudad tienen que ver con ese crecimiento del ‘Alemanismo’. Cómo esa modernidad del cine mexicano la retrata muy bien Ismael Rodríguez”, refirió. 
     

Fueron más de dos años que Rafael Aviña dedicó para escribir este libro, y uno más para la revisión del texto por parte de la Cineteca Nacional, cuyo trabajo calificó como “excelente” en lo referente al diseño. 
     

En el evento, el escritor, traductor y crítico de cine Carlos Bonfil comentó que en su obra el autor deja ver su verdadero cometido profesional: ser un periodista cinematográfico de primer orden, y que llevar a cabo una investigación de este tipo es una noble tarea para divulgar el entusiasmo y los placeres cinéfilos. 
     

“Para relatar de modo detallado la muy exitosa y accidentada trayectoria del prolífico cineasta, el investigador recurre, primeramente, a lo que sabe hacer con mayor espontaneidad y fortuna: la recreación de las atmósferas en las que transcurrió la infancia de Ismael, nacido en la Ciudad de México en 1917”, indicó. 
     

Recordó que Ismael Rodríguez dirigió su primera película a los 25 años, ¡Qué lindo es Michoacán! (1942), estelarizada por Tito Guízar y Gloria Marín, “una comedia de enredos, tan inverosímil como encantadora”. 
     

Mencionó que Rafael Aviña dedica capítulos de su libro al descubrimiento de los actores Evita Muñoz “Chachita”, Rogelio Jiménez Pons “Frijolito” e Ismael Pérez “Poncianito”, así como de Fernando Bohigas, en la cinta Ya tengo a mi hijo(1946), inspirada en un hecho real sobre el secuestro de un niño de dos años, por una mujer estéril. 
     

Al respecto, el autor del libro expuso que el secuestro ocurrió en 1945, lo que conmocionó a la Ciudad de México, y cuando el director cinematográfico se enteró, llevó el suceso a la pantalla grande, contratando “al mismo niño, ‘Fernandito’, con el consentimiento de sus padres, algo sensacional e insólito en el cine mexicano”, dijo. 
     

Subrayó que Ismael Rodríguez inició las secuelas en las películas, como en La oveja negra y No desearás la mujer de tu hijo; Los tres García; Nosotros los pobres, Ustedes los ricos y Pepe El Toro. “Era alguien que tenía la capacidad para pensar que podía haber continuaciones, era muy visionario, pero muy poco reconocido. Ismael fue el primero que comenzó a usar los tráilers cinematográficos”, sostuvo. 
     

Debido a todo ello, Rafael Aviña confió en que los lectores regresen a ver no solo el cine que realizaba el cineasta mexicano fallecido en 2004, sino el que se hace en la actualidad, aunque aclaró que “no todo es Eugenio Derbez u Omar Chaparro, hay más trabajos que seguro no conocen, y que a pesar de vivir en un mundo globalizado, también se cuenta con una cultura popular muy arraigada, y no hay que olvidarla”. 
     

En tanto, Carlos Bonfil indicó que el nuevo libro de Rafael Aviña es “una espléndida instrucción a la obra dispareja y a la vez imprescindible de Ismael Rodríguez; a su manera, el escritor prolonga, matiza y enriquece lo que su colega Ayala Blanco celebra ya a propósito del director de Los tres García. Da cuenta fiel y pormenorizada de la versatilidad e inventiva del muy prolífico Ismael, tan vital y acertado en sus observaciones de la vida urbana”. 
     

Consideró que esta investigación no solo convierte al libro en uno de sus mejores textos, sino también en una herramienta de trabajo para todo estudioso del cine mexicano y para el resto de los lectores, es decir, “en un placer renovado y en una referencia indispensable”. (NTX)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s