“Ad Astra”, una odisea del espacio con Brad Pitt

Tras haberse mantenido apegado a su natal Nueva York gran parte de su carrera, el guionista y director James Grey está recuperando el tiempo perdido. Su último filme, “The Lost City of Z” (“Z, la ciudad perdida”), lo llevó a la Amazonía a principios del siglo XX. Su más reciente, “Ad Astra”, recorre el sistema solar como una piedra rebotando en el espacio.

Ambas películas no representan sólo un cambio de escenario. Tratan inherentemente sobre irse de casa _ el sacrificio que conlleva, las maravillas por descubrir, el precio de las obsesiones a perseguir. Resulta apropiado que le sigan a su obra maestra “The Immigrant” (“Sueños de libertad”), un relato profundo y melancólico sobre el trayecto. Ya sea que orbite Nueva York o Neptuno, Grey ha estado en movimiento por un tiempo.

“Ad Astra”, protagonizada por Brad Pitt como un astronauta en el futuro cercano, es fácilmente la producción más cara de Grey hasta la fecha. Su momento de estreno es fortuito. Al llegar justo después de la radiante actuación de Pitt en “Once Upon a Time … in Hollywood” (“Había una vez en Hollywood”), “Ad Astra” parece casi un bis en medio de la celebración de su protagonista, un astro de brillo singular que pocos pueden igualar.

Pero “Ad Astra”, más íntima que majestuosa, es mucho más que un vehículo para el actor. Es una aventura meditabunda y mítica impulsada por problemas paternales de proporciones cósmicas. El Roy McBride de Pitt debe llegar a lo más remoto del sistema solar para establecer contacto con su padre, un legendario explorador espacial llamado H. Clifford McBride (Tommy Lee Jones) que todos creían muerto.

Se teme que haya enloquecido, y se sospecha que tuvo algo que ver con unas sobrecargas eléctricas que ocasionaron caos en la Tierra. En los impactantes primeros momentos del filme, McBride está trabajando en una antena altísima, cual Juan en la mata de frijoles mágicos, cuando ocurre un pico de tensión que produce una explosión y McBride cae por la estratósfera.

“Ad Astra” está esquematizada como “Apocalypse Now” (“Apocalipsis”), pero en lugar de un ominoso recorrido secreto por un río vietnamita hasta llegar al coronel Kurtz, McBride salta entre estaciones planetarias (de la luna a Marte a Neptuno) en busca de un héroe desaparecido convertido en psicópata, con la misión potencial de destruir. El que este sea el padre de Roy, a quien no ha visto desde que era niño, le agrega dramatismo a las implicaciones del viaje.

El astronauta de Pitt es una figura solitaria, taciturna y fresca bajo presión. Gran parte del carisma que el actor exhibe de manera natural en “Once Upon a Time … in Hollywood” es reemplazado por una interpretación más pensativa y sutil. En su viaje espacial entra en contacto con un puñado de figuras coloridas (Donald Sutherland, Natasha Lyonne, Ruth Negga, monos espaciales rabiosos), pero en general conversa principalmente consigo mismo.

Mediante el uso frecuente de la voz en off y evaluaciones psicológicas de estilo confesional, Roy narra su viaje psicológico a través de las estrellas. “No permitiré que mi mente persista en aquello que no es importante”, dice al principio, prometiendo su devoción a la misión. Pero el diálogo va adquiriendo otro significado cuanto más se aleja de casa (dejando atrás a una exesposa interpretada por Liv Tyler) y se adentra en sus obsesiones, y las de su padre.

Grey, claro, es sólo el más reciente cineasta que sale a buscar verdades existenciales en la lejanía del espacio. Claire Denis lo hizo a principios de año con “High Life” y también estuvo “Interstellar” (“Interestelar”) de Christopher Nolan en 2014. La última tiene algunas similitudes con “Ad Astra”, pero Nolan le dedicó mucho más tiempo a la familia y la vida que dejó atrás su viajero espacial (Matthew McConaughey). Grey, un director más contenido, nos da muy poco de la vida terrestre de Roy, algo que afecta el arco emocional de la cinta cuando el protagonista comienza a mirar atrás.

Ese minimalismo, sin embargo, es también parte del considerable atractivo de “Ad Astra”. La plácida superficie de la interpretación de Pitt, cuidadosamente calibrada, se rompe lentamente. Y a menudo resulta fascinante ver cómo Grey aborda el terreno familiar de la ciencia ficción. Junto al director de cinematografía Hoyte van Hoytema (que también trabajó en “Insterstellar”), le da su estilo formalista y firme a escenas austeras que abordan lo sublime. Una brillante escena de una persecución con piratas en buguis transcurre casi sin sonido.

Grey tiene un don para encoger escenarios enormes y agrandar dramas personales. En “Ad Astra”, viaja 2.700 millones de millas por el espacio. Es un camino largo para hablar con tu padre, pero una distancia justa para descubrir un rayo de esperanza en un vacío sin vida.

“Ad Astra”, un estreno de 20th Century Fox, tiene una clasificación PG-13 (que advierte a los padres que podría ser inapropiada para menores de 13 años) de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés) por algunas escenas de violencia e imágenes sangrientas, y por su breve lenguaje soez. Duración: 124 minutos. Tres estrellas de cuatro. (AP)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s