CANIBA, una película que contiene situaciones que podrían herir la susceptibilidad de algunos espectadores

El 13 de junio de 1981, Issei Sagawa, entonces estudiante de 32 años en la Sorbona de París, fue arrestado tras ser sorprendido con valijas que contenían los restos de su compañera de clase, Renée Hartevelt.

El caso se convirtió con el tiempo en uno de los crímenes más polémicos de los años 80 por varios factores: Sagawa asesinó y después comió partes de su víctima, se le declaró como una persona mentalmente inhabilitada para continuar con un proceso legal y tras dos años volvió a Japón. Desde entonces y hasta la fecha vive confinado en su casa compartiendo vida con su hermano, Jun.
 
Lucien Castaing-Taylor y Véréna Paravel parten de esta macabra anécdota para hacer un retrato en movimiento sobre Issei Sagawa, que además de revelarse como un personaje complejo y oscuro, también aparece como alguien consciente de su crimen, además de que pone en foco a su hermano, quien también resulta un personaje intrigante.
 
Caniba (Francia, 2017) es el tercer largometraje que la realizadora francosuiza, Véréna Paravel, y el cineasta británico, Lucien Castaing-Taylor, hacen en conjunto. Tras Leviatán(Reino Unido-Francia-E.E.U.U., 2012) y Somniloquies (Francia, 2017), los miembros del Sensory Ethnography Laboratory de la Universidad de Harvard retoman su trabajo cinematográfico y componen una de las películas más extremas de los últimos años.
 
Estos documentalistas han llevado a cabo labores de antropología, además de pertenecer al séptimo arte, y después de haber saltado del mundo de las galerías de arte y los museos hacia el cine, han formado una de las filmografías más interesantes que han participado en los festivales de más prestigio del planeta (BAFICI, Berlín, CPH:DOX, Locarno, Nueva York, Toronto, Viena y en México, FICUNAM).
 
Caniba es una obra de ritmo tranquilo, sin embargo todo lo que sugiere y las imágenes que usa, en contrapunto con la narración de los hermanos Sagawa, la convierte en una película que remueve la butaca del espectador a la vez que mantiene la atención y la intriga por saber los motivos de un asesino que durante su vida ha publicado mangas en los que representa su crimen, e incluso ha participado en películas pornográficas.
 
La mirada de Issei hacia el mundo, está filtrada por un largometraje inquietante que resulta más provocador que cualquier filme de terror de la gran industria cinematográfica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: