La locura de la política del mundo real y la presidencia de Trump han hecho que ‘House of Cards’ se sienta redundante.

Este martes, 30 de mayo, la serie insignia de Netflix estará de regreso.
En su quinta temporada, Frank Underwood es más corrupto y menos sutil que nunca.

Sin embargo, una trama repetitiva, demasiados personajes unidimensionales y el alargamiento de la historia han hecho que House of Cards sea aburrida.

Esta quinta temporada llega sin la colaboración de su creador Beau Willimon, quien renunció como showrunner después de la cuarta temporada.